Ir al contenido principal

Ofendidos por una palabra de la Palabra

«La próxima vez que te sientas, o mejor dicho, que nos sintamos ofendidos por una palabra de la Palabra, echemos mano de la humildad y la paciencia y esperemos un poco; Dios nos está hablando, ya sea para formación o para corrección; escuchémosle». 

 —David Franco, «El Guijarro en la Sandalia - Piel delgada y oídos sensibles (2)» 

Comentarios

Entradas populares de este blog