Ir al contenido principal

Todos están bien en la iglesia

«Cuando los líderes de una iglesia asumen que todos los miembros y asistentes están bien, espiritualmente hablando, dejan de confrontar a la congregación con la Palabra predicada. Cuando los líderes de una iglesia dejan de confrontar con la Palabra y predican sólo de bendiciones y tranquilidad, la madurez espiritual y vida piadosa de la congregación entran en una espiral descendente pronunciada, y todo como resultado de haber olvidado que el evangelio sin enmiendas ni componendas, es siempre necesario».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Comentarios

Entradas populares de este blog