Ir al contenido principal

No vivas para tus hijos

«Padres, amen a Dios, amen a su esposa y en amor, preparen a sus hijos para el peligroso mundo que los espera allá afuera. Hacer otra cosa aparte de esto, hará que tu fe se vea como una de autocomplacencia. Dios merece mucho más que ser solamente representado [por los padres] de esta manera. La autocomplacencia destruirá, en última instancia, a ti y a tus hijos. Intentar "salvar" tu vida a través de tus hijos, los consumirá también a ambos. No vivas para tus hijos, ¡vive para Dios!».

—Jay Younts, «"Por qué nuestros hijos se alejan de Dios - otra perspectiva"» (Traducción: Ministerios Jesús 24x7)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivir, aprender, ¿cuál primero?

«Mientras que el mundo te dice: "Vive, para que aprendas", Jehová Dios te dice: Aprende, para que vivas.

"Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir" (Is 48:17)».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Los no alcanzados son...

«Hacer discípulos, alcanzar a todas las etnias, los pueblos, las naciones: este es el mandato.

»¿Y qué de los "no alcanzados" y las metodologías de medición para determinarlo?

»Yo quiero proponer que una persona no alcanzada es cualquiera que esté viva y que nunca ha escuchado el evangelio, o que ha rechazado el mensaje de salvación, o que ha escuchado y lo está considerando, o que ha dicho entenderlo y haber “aceptado” a Jesús pero que no ha puesto realmente su fe y confianza totalmente en Él. Y hay muchos en nuestro propio pueblo —nación, etnia—, este en el que vivimos en este momento y en cada rincón de nuestro territorio nacional».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

¿Ministerio pastoral o Liderazgo Laissez-faire?

«Cuando el o los líderes en una iglesia permiten que uno o más conflictos entre los hermanos crezcan, y permanecen sin intervenir para restaurar la relación de los hermanos, con Dios y con la iglesia, significa que estos líderes han abandonado el ministerio pastoral, ejerciendo un liderazgo liberal (Laissez-faire) en lo espiritual».

—David Franco, «El Pastorado Bíblico: una carrera de fondo»