Ir al contenido principal

Ojos y boca cerrados

«En nuestras congregaciones, cerrar los ojos —y la boca— a lo que sucede en Francia, Medio Oriente, E.U.A. y otros cuantos países, es ignorar lo probable, lo inminente y lo que ya ocurre aun en nuestra América Latina; es abandonar la atalaya en pro de una tranquilidad artificial que adormece la conciencia, y que diluye la necesidad de vivir un cristianismo y de hacer iglesia como aquellos del primer siglo».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»


Comentarios

Entradas populares de este blog

Semillas de tuna

«Hay cosas en la vida que son como las semillas de la tuna: ni me nutren, ni las digiero ni se quedan conmigo».

—David Franco, «Dichos dichos para el escucha que escucha»