Ir al contenido principal

Aconsejemos Prudentemente


«A todos los consejeros, formales e informales, profesionales o por amistad, que andan por ahí, en la red y en la vida real:

Tus consejos deben llevar a tus aconsejados a buscar el consejo de Dios, Su sabiduría y Su voluntad. De ninguna manera deberán apuntar hacia tu propia opinión. Aconseja con la Biblia, no con tu manual de ideas personales.

"Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia" (Job 12:13).

"Con Dios está la [verdadera] sabiduría...". Aconsejemos prudentemente y si no tenemos ni idea de que decir, ¡guardemos silencio y oremos por nuestro interlocutor!».

—David Franco, «De Consejos, Consejeros y Aconsejados»

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivir, aprender, ¿cuál primero?

«Mientras que el mundo te dice: "Vive, para que aprendas", Jehová Dios te dice: Aprende, para que vivas.

"Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir" (Is 48:17)».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Los no alcanzados son...

«Hacer discípulos, alcanzar a todas las etnias, los pueblos, las naciones: este es el mandato.

»¿Y qué de los "no alcanzados" y las metodologías de medición para determinarlo?

»Yo quiero proponer que una persona no alcanzada es cualquiera que esté viva y que nunca ha escuchado el evangelio, o que ha rechazado el mensaje de salvación, o que ha escuchado y lo está considerando, o que ha dicho entenderlo y haber “aceptado” a Jesús pero que no ha puesto realmente su fe y confianza totalmente en Él. Y hay muchos en nuestro propio pueblo —nación, etnia—, este en el que vivimos en este momento y en cada rincón de nuestro territorio nacional».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Gangrena espiritual

«Una iglesia que no corrige sus errores, problemas y omisiones, y los busca tapar con su silencio y su activismo, es como aquel malherido que se cubre la llaga con una gasa sin antes limpiarla y poner antibiótico en ella. En un tiempo, su herida se infectará, infectará todo su cuerpo, le producirá dolores y fiebre y terminará causándole la muerte. El mismo destino le espera a una iglesia indolente y orgullosa».

—David Franco, «Cristianismo Ficción»