Ir al contenido principal

Cuando Dios responde a nuestras oraciones

«Cuando tus oraciones sean contestadas positivamente, dale la espalda a tu orgullo y humíllate delante de Jehová Dios porque, ni lo merecías, ni lo ganaste, ni lo lograste por ti mismo. Nada has hecho tú, todo es por la gracia, misericordia y voluntad del Señor».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Comentarios

Entradas populares de este blog