Ir al contenido principal

¡Falta carne en la mesa!

«Por favor, maestros y pastores, las ovejas no necesitan escuchar tus ideas, anécdotas y propuestas políticas y ecológicas, lo que necesitan es escuchar el consejo de Dios expresado a través de Su Palabra. ¿Cuántos minutos dedicas a las ilustraciones, anécdotas e historias y cuántos a la exposición de las verdades bíblicas en tus prédicas y clases?

Deja de dar comida chatarra a la grey, ¡falta carne en la mesa!».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vivir, aprender, ¿cuál primero?

«Mientras que el mundo te dice: "Vive, para que aprendas", Jehová Dios te dice: Aprende, para que vivas.

"Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir" (Is 48:17)».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

Los no alcanzados son...

«Hacer discípulos, alcanzar a todas las etnias, los pueblos, las naciones: este es el mandato.

»¿Y qué de los "no alcanzados" y las metodologías de medición para determinarlo?

»Yo quiero proponer que una persona no alcanzada es cualquiera que esté viva y que nunca ha escuchado el evangelio, o que ha rechazado el mensaje de salvación, o que ha escuchado y lo está considerando, o que ha dicho entenderlo y haber “aceptado” a Jesús pero que no ha puesto realmente su fe y confianza totalmente en Él. Y hay muchos en nuestro propio pueblo —nación, etnia—, este en el que vivimos en este momento y en cada rincón de nuestro territorio nacional».

—David Franco, «La Carrera No Ha Terminado»

¿Ministerio pastoral o Liderazgo Laissez-faire?

«Cuando el o los líderes en una iglesia permiten que uno o más conflictos entre los hermanos crezcan, y permanecen sin intervenir para restaurar la relación de los hermanos, con Dios y con la iglesia, significa que estos líderes han abandonado el ministerio pastoral, ejerciendo un liderazgo liberal (Laissez-faire) en lo espiritual».

—David Franco, «El Pastorado Bíblico: una carrera de fondo»